RETENCIÓN DE LÍQUIDOS

csm_skin-m-61537_76ed3afc45

 

LA RETENCIÓN DE LÍQUIDO o edema, concepto indicado por la Fundación Española del Corazón, está ocasionada por una acumulación excesiva de líquidos en los tejidos. Esta afección puede ser patológica o no patológica, es importante conocer la diferencia entre ambas para administrar el tratamiento adecuado y evitar que otras afecciones secundarias se agraven por falta o error en el diagnóstico.

La diferencia principal es que, cuando se considera una patología o afección, puede estar causada por problemas circulatorios, insuficiencia cardiaca congestiva y enfermedades renales o hepáticas, mientras que, si no es patológica, la causa puede ser una simple dilatación de las venas en épocas donde las temperaturas tienden a ser más altas.

Síntomas

Hinchazón de extremidades, muñecas, abdomen, manos e incluso cara y ojos. Pesadez general del cuerpo, aumento de peso sin motivo aparente, cansancio, fatiga y malestar general.

Consejos generales para disminuir la retención de líquidos

Beber agua, alrededor de 2 litros por día, sustituir la sal para preparar o condimentar los alimentos por hierbas aromáticas. aumentar el consumo de alimentos diuréticos como sandía, pepino o tomate.

 

Mejor consumir alimentos frescos

. La leche, los yogures, los quesos blancos y los quesos sin sal pueden consumirse sin inconvenientes. Sin embargo, se restringirá el consumo de quesos curados y semicurados, ya que su contenido de sodio es muy alto.
. Se permiten todas las carnes magras y frescas (ternera, cerdo, pollo, pavo, conejo). Se evitarán las conservas, los ahumados, los embutidos, la charcutería, los patés, la sobrasada y las salchichas, ya que contienen elevadas cantidades de sal y conservantes.

. Pescados, se incluirán todos los pescados, incluso frescos como congelados, excepto aquellos que se presenten en conserva, ahumados y salados.
. Frutas y verduras, todas están permitidas ya que son alimentos pobres en sodio. Sólo se limitarán las verduras enlatadas por su contenido de conservantes ricos en sodio; para poder consumir se deberá extraer todo el contenido líquido y lavar las verduras con abundante agua. También son ricas en sodio las aceitunas y los frutos secos salados.
. Cereales, se aconseja restringir el consumo de panes, galletas y aperitivos con sal, y reemplazarlos por variantes sin sal.
. Bebidas, algunas aguas minerales contienen un alto contenido de sodio. Por lo tanto, debemos verificar la etiqueta para seleccionar aquellas marcas que contengan menos de 50 mg/litro.
. Alimentos preparados e industriales, se evitarán salsas comerciales (mostaza, ketchup, salsa de soja, salsa roja, mayonesa, etc), caldos concentrados, alimentos precocinados y comidas rápidas preparadas.
. Otros, en la industria alimentaria se suelen utilizar aditivos potenciadores de sabor ricos en sodio, como glutamato monosódico, benzoato sódico, propionato de sodio, citrato de sodio, etcétera. También se debe prestar atención a algunos medicamentos, aniácidos y productos con bicarbonato de sodio.
. Método de cocción, es preferible utilizar el vapor o el papillote, pues los alimentos se cuecen con su propio jugo y conservan todo su sabor. También son adecuados los métodos de cocción seca, como el horno y la plancha (realzan el sabor), así como los guisados y los estofados. Por el contrario, en el hervido, las sustancias aromáticas se diluyen en el agua de cocción, por lo que se pierde todo su sabor. 

Mueve las piernas

Además de una mejora en los hábitos alimenticios, otras medidas que ayudan a disminuir los edemas son mantener las piernas elevadas, evitar estar sentado durante periodos de tiempo prolongados y practicar ejercicio físico de manera habitual. 

Espero que este artículo os haya aportado información sobre este problema, que muchas veces la sufrimos en silencio.