Lumbalgia

Dolor-lumbar
Dolor-Espalda-Baja-Lumbalgia-Mala-Postura
lumbar

Lumbalgia 

Se conoce con este nombre al dolor localizado en la parte baja o inferior de la espalda, en la zona lumbar, y los glúteos. La lumbalgia afecta a personas mayores como a jóvenes, se estima que al menos el 70% de la población ha sufrido este problema antes de cumplir los 16 años. El dolor puede resultar deslocalizado y general, a veces irradiado, molesto pero suave, en algunos casos.   

En otros, puede presentarse como un dolor muy intenso, a veces incapacitante. Se clasifica en aguda, subaguda y crónica según su duración. La lumbalgia en sí no supone una enfermedad, es una manera general de llamar a este dolor en la zona lumbar.

Síntomas

Las manifestaciones más comunes de la lumbalgia son el dolor local o irradiado, la inflamación y la presencia de contracturas musculares. 
Por otra parte, el grado de afección y compresión radicular se puede producir alteraciones de la sensibilidad y alteraciones de movimiento (paresia, parálisis, entre otras).     

 

Prevención

Para evitar el dolor de espalda es recomendable hacer ejercicio, en todo caso mantenerse físicamente activo, evitar sedentarismo, no dejarse vencer por el dolor y cumplir las normas de higiene postural destinadas a realizar a realizar las actividades cotidianas de forma que la espalda soporte la menor carga posible, explica Mario Gestoso, director médico de la fundación Kovacs.    

¿Se puede tratar la Lumbalgia?

Puesto que no es una enfermedad en sí misma, no podemos hablar de tratamiento. Dependiendo de donde se origina el dolor, si es que se encuentra, se puede buscar un tratamiento en concreto. La lumbalgia es bastante compleja que puede ser provocada por varios factores sin tener claro el diagnóstico.

A veces ni siquiera se puede paliar adecuadamente el dolor con analgésicos, por esta misma razón. No obstante, para la llamada, lumbalgia inespecífica se suele aconsejar evitar el sedentarismo, recetando un relajante muscular o antiinflamatorio. También es aconsejable una buena educación postural, esta no siempre es capaz de prevenir la lumbalgia, pero sí se ha visto efectiva a la hora de mitigar sus síntomas.

Los profesionales de la salud advierten que, aunque el ejercicio puede ser causante de la lumbalgia , el sedentarismo también. Una mala ejecución del ejercicio o sobreesfuerzo puede causar el dolor lumbar. El sedentarismo y las malas posturas, también. Por ello, se recomienda una actividad cotidiana, moderada o intensa, siempre con una supervisión de un profesional.

Tipos de Lumbalgia 

No existe una definición específica de la lumbalgia. No obstante, muchos especialistas distinguen dos categorías:  

Lumbalgia específica: en este tipo incluyen los diagnósticos de lumbalgia con causa conocida, aproximadamente el 20 por ciento de los casos.

Lumbalgia inespecífica: supone el 80 por ciento restante e incluye todos los casos en los que no se conoce la causa específica que causa el dolor.

Ejercicios

Los pacientes que vuelvan a la actividad física, deberán hacerlo de forma pausada y progresiva evitando recaer, inicialmente se puede intentar actividades suaves como nadar, andar, para evitar que la musculatura se debilite. Más tarde podrán iniciarse ejercicios específicos para la espalda.

Una vez pasado el episodio doloroso, el ejercicio y la higiene postural harán que el riesgo de que aparezca o reproduzca una crisis se disminuya considerablemente.

 

Cuida tu salud corporal, está en tus manos, cuanto menos sobrepeso, menor esfuerzo tendrán que hacer tus vértebras para aguantarlo. Según la Sociedad Española de Reumatología, lo mejor es dormir sobre un colchón que tenga una consistencia firme pero que no sea duro como una roca.

Algunas acciones tan sencillas como coger peso del suelo pueden desembocar en una lumbalgia si no se realiza correctamente, tampoco ayuda conducir durante mucho tiempo sin que la espalda esté tocando el respaldo del asiento, no apoyar la espalda mientras se está trabajando sentado o estar mucho tiempo de pie realizando una actividad, como cortar el pelo, planchar o mover constantemente objetos pesados.


En No Dejes De Moverte nos preocupamos por ti, por lo tanto seguiremos publicando artículos de interés general.