GUÍA DE BUENOS HÁBITOS 
POST CUARENTENA

En este periodo de confinamiento nos hemos relajado, por lo tanto ahora que tenemos más libertad, es conveniente seguir ciertos hábitos relacionados con la planificación previa, el momento de la compra de alimentos, su cocinado, su aprovechamiento posterior para evitar su desperdicio y, el correcto reciclado en el hogar.

«El ministerio de Consumo propone una serie de consejos»        

HACER LA LISTA DE LA COMPRA

Ni acaparar ni hacer salidas innecesarias.

Calcula lo que va hacer falta durante la semana.

Aprovecha el viaje para ayudar a otros.

Averigua si hay personas en riesgo cercanas a quienes puedas comprar algo.

 ¿DÓNDE COMPRAR?

Elegir comercio de proximidad.

Construye barrio, mejora la economía local y es más sostenible. Ahora más que nunca necesitan nuestro apoyo. 

 ALIMENTOS

No solo los procesados duran más.

Elige productos frescos de temporada y duraderos.Por ejemplo, en abril tenemos espinaca, puerro, remolacha, cereza, fresa, albaricoque.

Prioriza la Dieta Mediterránea.

Es mucho más que una pauta nutricional saludable. Recupera recetas, sabores y productos que forman parte de nuestra hermosa cultura.

Reduce grasas, bollerias, azúcar, pastelería y bebidas azucaradas.

Tu consumo calórico diario se ha reducido, pero es importante que no elimines de tu dieta nutrientes de calidad.

Evita procesados y productos con alto contenido en sal, azúcar y grasas.

El picoteo de mala calidad nutricional puede ser tentador, pero pasará factura a la salud.

¡A COCINAR!

Aprovecha para acercar la cocina a niños y niñas.

Y recuperar el conocimiento de los productos y la cocina de temporada, así como recuperar de nuestra gente mayor los platos y recetas tradicionales.

Es el momento de sustituir los preparados de comida infantil por alimentos caseros triturados.

Disfruta del tiempo disponible entre fogones.

Es una actividad entretenida en la que se puede implicar a mayores y pequeños. Aprende a comer sano, empieza en la preparación de los platos.

Nuestra gastronomía es rica en cocina de aprovechamiento.

Recupera recetas que permiten multiplicar los platos, es bueno para la economía familiar, disminuye el desperdicio alimentario y cuida mejor el planeta.

CUIDA LA SALUD DEL PLANETA

Recuerda el impacto de los plásticos de un solo uso.

Elige preferentemente alimentos que puedan ser comprados a granel o con el envasado mínimo y huye de aquellos con exceso de plástico.

Apuesta por alimentos envasados en materiales más sostenibles.

Muchos de ellos son reutilizables y más fácilmente reciclables.

Reducir, reutilizar y reciclar.

Siempre recuerda la importancia de las tres «R»